Ser productivo en 5 consejos sencillos

ser productivo

5 consejos sencillos para aumentar su productividad

Aproveche su día al máximo con estos sencillos consejos para ser productivo…

Ser productivo…


¿Quién no quisiera ser productivo? hacer mil millones de cosas: iniciar un nuevo negocio, aprender una nueva habilidad, pasar más tiempo con la familia, etc. ¿Cómo podemos encajar todo esto en nuestra ajetreada vida que ya estaba ocupándose en la rutina del trabajar-comer-dormir?

Si bien la mayoría de la gente piensa que puede ser muy productiva si sigue agregando cosas a su lista de tareas pendientes. Es mejor conocer sus límites y empezar a eliminar las cosas que sabotean su productividad. A menudo asumimos que la productividad significa hacer más cosas todos los días. Incorrecto, la productividad es “la eficiencia con la que un individuo completa la tarea”.

 

“No es suficiente estar ocupados… La pregunta es: ¿En qué estamos ocupados?”

– Henry David Thoreau

 

Si está listo para disparar su productividad y rendir más que nunca. Siga estos 5 sencillos consejos para su estilo de vida. Una vez que haya convertido estos consejos en hábitos, podrá ver cómo su productividad aumenta rápidamente.


Concéntrese en los resultados, no en el trabajo pesado:

Ser productivo no significa cuánto trabajo ha hecho en una hora o tener una bandeja de entrada sin correos electrónicos, o terminar su lista de tareas pendientes. Se trata de cuánto ha entregado.

Las personas altamente productivas tienden a entregar su trabajo al mundo superando todos los obstáculos y miedos. Si los resultados no mejoran, entonces todo es un trabajo pesado hecho de manera más efectiva. La medida de su productividad son los resultados, no el flujo. Por supuesto, debemos centrarnos en el proceso, pero no pase por alto los resultados.

¿Tiene claro lo que quieres conseguir? Coloque cargas pesadas pero prácticas y trabaje para lograrlo. Una vez que los resultados mejoren, su productividad se disparará.


Sea práctico, no se sobrecargue:

En general, es bueno tener un horario o una lista de tareas pendientes. Está comprobado que seguir un plan organizado mejorará nuestra productividad. Pero el problema aquí es tener un calendario muy apretado y centrarse demasiado en el plan. No somos robots, está bien quedarse atrás del plan de vez en cuando.

Los estudios demuestran que la concentración excesiva en demasiadas cosas agotará su cerebro. Puede agotar su energía y hacerle perder el autocontrol. La concentración excesiva tiende a hacernos más impulsivos y menos útiles.

Acepte sus limitaciones e intente planificar inteligentemente sin sobrecargarse. Las personas altamente productivas no producen mejores resultados al tratar de alcanzar objetivos poco prácticos. Para una alta productividad, debemos aceptar la realidad y establecer hitos prácticos en los que trabajar.


Fuera de zona:

ser productivo

Otro hecho psicológico importante es que nuestra mente tiene límites. Concentrarse en una tarea durante mucho tiempo no mejorará los resultados, sino que le embotará la mente. Dejar de pensar en la tarea durante unos minutos puede aumentar su productividad.

Un psicólogo de la Universidad de Harvard dice: “Si la tarea es fácil, es probable que la distracción mental intencional no resulte en costos de rendimiento, pero debería brindar a las personas la oportunidad de cosechar los beneficios de la distracción mental, como la resolución de problemas y la planificación”.

Nuestra mente debe relajarse para funcionar a su máximo potencial cuando sea necesario. Date la ventaja de divagar de vez en cuando durante unos minutos. Le ayudará a realizar la tarea con mayor eficacia. Además, puede controlar algunas de las actividades subconscientes que causaron que su mente divague en primer lugar.


Establezca prioridades, aprenda a decir NO:

 

“La clave no es priorizar lo que está en su horario, sino programar sus prioridades”.

– Stephen Covey

 

Las personas altamente productivas conocen sus límites. No aceptarán todo el trabajo y luego se sentirán obligados a hacerlo. Comprometerse con las cosas que no le gustan acabará con su productividad. Aprenda a establecer el rango, no todo en su lista de tareas pendientes es importante. No puede ser muy productivo concentrándose en las cosas que siente que no son importantes. Administre su plan para que se adapte a su estilo de vida para obtener resultados efectivos.

Antes de comenzar su trabajo, intente priorizar y planificar inteligentemente para aprovechar al máximo su tiempo. Por ejemplo, si se siente creativo en las horas de la mañana, puede planear hacer la tarea que requiere creatividad en las horas de la mañana para ser más efectivo.

No diga “SÍ” a todo, está bien decir “NO” a las cosas que no siente importantes o las cosas que no le gusta hacer. Esto no demuestra que seas débil, más bien demuestra que sabes lo que es importante y hace que los demás te envidien.


Evite agotarse:

 

“DEJE de trabajar hasta el AGOTAMIENTO”

 

Trabajar muchas horas sin interrupciones no ayudará a su productividad, sino que matará su rendimiento. Nuestro cuerpo necesita descansar de vez en cuando para estar activo. El desafío es saber cuándo tomar un descanso y cuánto tiempo.

Los estudios sugieren que debido a las variaciones naturales en nuestro ciclo de alerta, podemos concentrarnos por no más de 90 minutos antes de necesitar un descanso de 15 minutos.

No se limite a mirar por la ventana, su cuerpo merece un descanso por todo el arduo trabajo que ha estado haciendo. Salga a caminar, medite o haga una lluvia de ideas sobre un área que no esté relacionada con su tarea. Esto le ayudará a desempeñarse mejor.


Recuerde que ser productivo no significa hacer más cosas todos los días. Se trata de saber qué es importante y cómo gestionarlos. Convierta estos consejos en sus hábitos para rendir más que nunca.