Hacer Anuncios: Los Secretos del Éxito

secretos anuncios

3 Secretos para Hacer Anuncios en Redes Sociales

Conocer estos conceptos antes de hacer anuncios en redes sociales le ahorrarán tiempo y (mucho) dinero en el proceso.

Lo primero…

Entender que lo que no se debe hacer es creer que basta con colocar anuncios en fotografías o videos que esté linkeado a nuestra página web y esperar que suceda un milagro.

Eso es no entender la experiencia de compra y es algo que sucede con frecuencia en las redes sociales.


De hecho, en ocasiones interpretamos el tráfico a nuestra página web sólo como números o cifras, pensamos que una cantidad X de visitas implican obligatoriamente una cantidad Y de conversión a ventas, pero no es así.

La clave de esto está en entenderlo como lo que es: personas (clientes potenciales) que visitan nuestro sitio para saber si tenemos la solución que buscan para su problema o necesidad. Y basándonos en ello, debemos hacer lo correspondiente (a través una experiencia de usuario óptima) para convencerlos de realizar la compra.

Sin embargo, la idea de hacer un anuncio debe ir acompañada de una dinámica que esté estructurada para que las personas visiten tu página web, dejen su email, hacer un retargeting para que en futuro puedan volver a ver anuncios tuyos en sus redes sociales y así, ofrecer a tus usuarios una experiencia de compra que sea más transicional y menos directa o agresiva.

 

Una buena práctica pudiera ser ofrecer algo de información sobre nuestro producto para persuadir a las personas de comprarlo. Por ejemplo: correr un anuncio en una publicación que hable sobre aquellos problemas que sólo tu producto pueda solucionar.

“Contrario a una transacción, ofrezca una experiencia” y deje que la magia suceda…

Lo segundo…

Debemos conocer es que para poner anuncios en redes sociales debemos entender la sociabilidad de la plataforma.

Es decir, los usuarios no se conectan a sus redes sociales para ver anuncios, sino para interactuar; dar like, comentar, opinar sobre lo que les gusta y lo que no, etiquetar amigos en publicaciones, etc.

Hoy en día no es malo crear controversia, ya que esto nos ofrece información que podemos aprovechar para saber qué opina la audiencia sobre nuestro producto o servicio:

  • ¿Qué piensan sobre nuestro producto? ¿Es bueno o malo?
  • ¿Qué se puede mejorar?
  • ¿Qué no se debe tocar?
  • ¿Dónde se localizan nuestros grupos más grandes de clientela?
  • ¿Quiénes nos aman u odian? ¿Por qué?

Pensando en conectar con clientes potenciales, es importante que en las publicaciones que hagamos dejemos una opinión que identifique los valores de nuestra marca sin temor a pensar que nos podrían “odiar” por ello.

“Que hablen bien o mal, lo importante es que hablen…”

Un gran ejemplo de lo que les digo…

La opinión como marca que dio la compañía Hawkers como parte de su campaña ‘Si no te gustan los animales, no nos gustas tú’ en Twitter:

Las personas participaron unas 60.000 veces, logrando así donar 10 toneladas de alimento para animales abandonados a cuatro protectoras de España para que estas centrarse en otras necesidades como tratamientos veterinarios y mejoras de infraestructura.

Cabe destacar que esta fue una campaña que se viralizó sin necesidad de invertir tanto dinero. ¿Brillante, no?

No olvidemos que “la viralización” de cualquier cosa, depende solo de la audiencia; nadie puede “crear contenido viral”. No existe ninguna fórmula especial, sólo con constancia y creatividad podremos alcanzar la viralización de nuestro contenido.

Y lo tercero…

Consiste en entender el valor a largo plazo que pueden tener nuestros potenciales clientes en las redes sociales. Pero si su estrategia va solo de pagar por anunciar publicaciones, empecemos por aclarar: esa no es una estrategia.

Más efectivo le resultará generar una calidad de contenido en la red social en la que planea poner esos anuncios. Con contenido de calidad, me refiero a contenido que respete los funcionamientos de cada red social y que de esa misma forma se emita un mensaje que vaya más allá de: “compra mi producto”.

Tal vez, quienes vean el anuncio no deseen salir de la plataforma social para ir hasta su sitio, pero sí podría suceder que pasen por su perfil para conocer nuestra marca. Y es ahí donde debemos asegurarnos de que se encuentran con contenido de valor.

También, puede que la externalidad no implique una compra inmediata de nuestro producto. Sin embargo, las personas podrían comenzar a seguir nuestras publicaciones a la espera de una oferta que les interese.

Después de todo, no se trata de colocar un anuncio y ya. El secreto para hacer anuncios está en pensar y desarrollar una estrategia, de hacer análisis, tener claros los objetivos SMART y un hacer segmentaciones competentes.

“No es vender, es conquistar.”

Relacionado:  Facebook Ads 2019: ¿Qué debemos saber?

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar